Archivos para marzo, 2014

“NOSTALGIAS”

Publicado: marzo 6, 2014 en Uncategorized

Me he encontrado escritos, comentarios, blogs, chats y algún otro vídeo donde muchos cubanos se refieren a ciertos elementos que marcaron nuestras vidas en los fatídicos años que dura la mal llamada revolución cubana, específicamente aquellas cosas de las que estábamos rodeados.

zapatos_pl_sticos

Los terribles Kikos plásticos.

Se puede encontrar nostalgias increíbles como las de aquellos que añoran en sus pies un kiko plástico, el olor de un perfume “Moscú Rojo” o dispararse una tanda de animados soviéticos, tan sosos que daban sueño.

Algunos aseguran que les gustaban las llamadas becas o Escuelas en el Campo y eso puede tener más verosimilitud, porque había muchos jóvenes con una situación familiar más que humilde y preferían un lugar donde al menos tenían un plato de comida asegurado, estar al aire libre y en compañía de otros amigos aunque por otro lado, las escuelas eran nidos de ladrones, donde el que ya tenía la intención de robar, iba a perfeccionar su técnica.

Yo, por ejemplo, siento a veces unos deseos tremendos de un batido de mamey, una champola de guanábana, de una buena yuca con mojo, unas malangas, una barra de dulce de guayaba porque son cosas incomparablemente buenas, sabrosas al paladar, pero ¿cómo alguien me puede explicar que al poder hoy disfrutar de un buen jabón Dove o Palmolive alguien añore un jabón Nácar (el rosado provocaba picazón), que al disfrutar de una pasta dental Colgate, Crest o Aquafresh, añoremos una Perla que a veces la exprimíamos y salía antes de la pasta un líquido amarillento maloliente, cómo es que a una mujer que tenga la oportunidad de oler a Nina Ricci, Rochas o a Donna Karan añore oler a “Moscú Rojo”? Alguien me ha asegurado que la nostalgia no es como tal por los productos mencionados sino por los momentos de la vida alrededor de los que aquellos artículos giraban. Bien, es una posibilidad. Yo a veces me he sorprendido recordando con cierta salivación a un infame “masarreal” o matahambre, pero es que hay límites para los estómagos más duros. No puedo ver ni en fotografía aquél engendro con el engañoso nombre de “masa cárnica” o el “picadillo extendido” (alias picadillo de soya) y con toda sinceridad, los momentos de la vida que rodeaban aquellos productos no eran los mejores que una persona merezca vivir.

film_2138_00

Uno de los animados soviéticos que más nos repetían en TV: el tío Stiopa, el miliciano.

No hablo de las vivencias que enriquecen nuestras vidas, las experiencias que adquirimos, sino del tiempo perdido, esa es la parte triste, cuando miras atrás y te das cuenta de todo lo que te perdiste, lo que no pudiste ser mientras esos mismos hijos de puta que nos gobernaban y nos enviaban a trabajar en el campo a cambio de nuestro servilismo nos daban esas asquerosas migajas por las que algunos sienten nostalgia, sí podían dar a sus hijos todo lo bueno a lo que nos habían hecho renunciar a nosotros.

 

Anuncios